La frase del momento

"Si hay algo que he aprendido, es que la piedad es más inteligente que el odio, que la misericordia es preferible aún a la justicia misma, que si uno va por el mundo con mirada amistosa, uno hace buenos amigos."
Philip Gibb

viernes, 9 de marzo de 2018

RESET


Y justo cuando creía estar llegando al límite de lo que alguien como yo podía soportar llega la vida, tan puta como pedagógica, para enseñarme que todavía es mucho lo que puedo perder y que pese a estar cansado, más bien extremadamente agotado, todavía me quedan fuerzas para levantarme a batallar como llevo haciendo siempre. Quizá sea un poco brusca en forma, pero desde luego es efectiva, y es que parece que el haber perdido dos coches en poco más de un año y el haber estado dos veces ingresado en el hospital, la última de ellas un mes, no eran suficiente para que pillara el mensaje: “eh, tú, ¡despierta!”.

Hace poco una buena amiga me dijo un par de cosas que me han estado persiguiendo durante días: “¿en qué momento te volviste tan pequeño? ¿Dónde está ese chico con tirabuzones que parecía se iba a comer el mundo?” No supe qué contestar, sólo pude llorar de impotencia, seguramente no se marchó sin más un día, sino que se fue diluyendo poco a poco entre una vida llena de oscuridad, decepciones y miedo, y creedme cuando os digo que nadie lo echa más de menos que yo, pues cuando me miro en el espejo sólo veo el rostro de un pusilánime, de un fracasado. He tratado de mantener a raya esa imagen, y todos los sentimientos que evoca, con una batería de antidepresivos, estabilizadores del ánimo, ansiolíticos y antipsicóticos, aderezados con mucha filosofía y no menos paciencia (somos compañeros de viaje desde hace más de una década), pero el desgaste emocional que supone vivir bajo la misma piel que tu mayor enemigo es enorme y bastante duro resulta ya ignorar todas sus provocaciones en el día a día como para exigirme algo más: hago todo lo que puedo con lo que tengo y con lo que sé, así que en muchos momentos que con no ir a peor ya me daba por satisfecho, al fin y al cabo camino por una prueba de resistencia no de potencia, y administrar tus recursos con sabiduría suele ser la clave para, al menos, completar el recorrido.

Y sin embargo, anteayer, como en alguna que otra ocasión, la carrera se detuvo y pude respirar tranquilo por primera vez en mucho tiempo. La razón: un hombre mayor después de una jornada nocturna de 12 horas se quedó dormido con el pie en el acelerador, invadió mi carril y yo sólo pude pisar el freno, agarrarme fuerte al volante y cerrar los ojos. Creo que aquello que pasó en una fracción de tiempo se me quedará grabado en la retina toda mi vida. Poco después, cuando recuperé un poco el sentido, pude verme sobre el airbag a medio hinchar con el interior de lo que quedaba de mi coche lleno de humo. Me quité el cinturón, salí por la puerta pegando gritos y cuando vi a la otra persona tratando de salir del interior, con una cara de terror y angustia desbordante, sólo pude acercarme a socorrerle y tratar de tranquilizarlo como sólo mi verdadero yo, el enorme, puede hacerlo. Y por primera vez en mucho tiempo me sentí útil, me sentí fuerte, me sentí vivo. Es una pena que haya tenido que pasar algo así para darme cuenta. Espero que ese hombre se recupere pronto (todavía está en el hospital), yo ya estoy en casa, me duelen hasta las pestañas, pero desde luego no puedo quejarme: en principio no tengo nada para lo que podría haber tenido.

Ahora me toca descansar, recuperarme del todo y buscar otro coche (ya van tres en poco más de un año), pero con la tranquilidad de que vuelvo a reconocerme a mí mismo cuando me miro al espejo, espero no volver a olvidarlo demasiado pronto y, si llegara a pasar, que la vida encuentre formas más sutiles de recordármelo. Un abrazo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario